Óscar Valdez listo, mientras Quigg no da el peso